4 de Enero: Día Mundial del Braille

Imagen del alfabeto Braille

4 de Enero: Día Mundial del Braille.

Un día como hoy, hace más de doscientos años, nació Louis Braille, creador del alfabeto más internacional y accesible de las personas con discapacidad y problemas visuales.

No es de extrañar por tanto, que la ONU proclamase ya desde el pasado 2019, al 4 de enero como Día Mundial del Braille, en honor a su fundador, buscando, con ello, crear conciencia social e internacional sobre la importancia de este alfabeto de seis puntos como principal medio de comunicación  escrito entre sus usuarios. Una celebración internacional que fomenta, además, la accesibilidad y el multilingüismo.

¿Qué es el Braille?

El Braille es lectura y escritura, es educación y cultura, es tacto desarrollado, es ocio y hábito diario. Es esa biblioteca que pone libros codificados en el sistema de seis puntos, ese restaurante que adapta la carta de su menú a sus comensales ciegos, el uso de láminas de colores para gente con resto visual, el conocimiento, en suma, de la mejora de un día a día sin ver.

Es, por tanto, un sistema alfabético en relieve pensado para uso y disfrute de las personas con problemas visuales, ideado además para representar las letras mayúscula y minúscula, los signos ortográficos y de puntuación, los números y los símbolos matemáticos, la grafía científica e incluso las notas musicales.

Louis Braille nació el 4 de enero de 1809, en Francia. Ciego desde su niñez, a causa de un accidente en el taller de su padre cuando apenas contaba con 3 años, Louis se inspiró en un sistema militar para reinventar y más tarde crear su propio sistema de escritura y de lectura táctil, el mismo que hoy en día conocemos como alfabeto braille.

¿El Braille es un idioma?

A riesgo de romper vuestros prejuicios… No, no, y absolutamente no. Es un alfabeto. ¡La diferencia es abismal, creedme! Sí, con los dos se puede comunicar y hablar, cierto, pero con un alfabeto se puede hablar y comunicarse en varios idiomas, y he ahí el principal quid. De hecho, algunos signos braille que representan letras acentuadas o específicas de cada lengua varía según el idioma en que se quiera escribir.

¿Qué se pretende conmemorar con este 4 de enero?

Que se refuerce la importancia, respeto y visibilidad del Braille y sus usuarios, promoviéndolo ya desde la infancia, desde el minuto cero en que las personas con discapacidad visual y o sordera comienzan su camino en la educación.

Que se promuevan además proyectos con acceso a braille en todos los aspectos de la vida, lo que incluye a nivel social, cultural y comunitario. Y que se adapten materiales y publicaciones ya existentes y transcribirlos a braille. Por no olvidar la correcta formación de profesionales de la educación, para que sean competentes a la hora de enseñar no solo el braille, sino el resto de áreas a sus alumnos con este tipo de discapacidades.

¿Cómo aprender a leer el Braille?

Lo primero que hay que saber es que el Braille Consiste en celdas de seis puntos en relieve, organizados como una matriz de tres filas por dos columnas. ¿Qué significa esto? Que sus seis puntos se reparten en dos filas de tres puntos, cada una. Cada uno de esos puntos va enumerado, de arriba a abajo y de izquierda a derecha. ¿Y por qué es importante saber esto? Porque es cómo memorizaremos de qué puntos, exactamente, se compone cada letra.

Si estás aprendiendo Braille, no te van a decir «la L se forma así y asá», por ejemplo. Se explica diciendo «la L se compone de los puntos 1 2 y 3»; la «M de los puntos 1 3 y 4», la «Ñ de los puntos 1 2 4 5 y 6».

Entre tantos puntos, ¿cómo se sabe dónde termina una palabra y empieza otra? gracias a los espacios en blanco, sencillamente. Es más, la presencia o ausencia de puntos permite la codificación de los símbolos del sistema, una codificación de seis puntos a través de la cual se obtienen hasta 64 combinaciones diferentes.

¿Cómo se lee el braille?

Su forma de leer es muy sencilla: moviendo las manos de izquierda a derecha pasando por cada línea, emulando la forma de leer en tinta. Se dice que, en promedio, los lectores de Braille pueden leer de 104 a 125 palabras por minuto. (Nunca me he cronometrado, la verdad, así que no puedo jurarlo sobre piedra… aunque sí, me lo creo, oye).

¿Es el Braille un medio de comunicación?

No, no en el sentido en que concebimos la TV o la radio. Pero sí, desde luego que sí es un medio de comunicación al uso. Pero vamos, como todo alfabeto que se precie de permitir el acceso a la información y a la cultura. Con el Braille se puede leer y escribir y aprender y, por tanto, intercambiar ideas, opiniones y conocimientos. Ya solo con el uso y dominio de este alfabeto, las personas con discapacidad visual tienen menos posibilidades de caer en la pobreza o aguantar una mala sanidad, tolerar la mala educación y estar mano sobre mano, sin trabajar. ¿Y por qué? Porque, como medio de comunicación, le cierra las puertas a la analfabetización y rompe barreras con la comunicación social.

Y es que el Braille no solo se plasma en libros o revistas. También en la botonera de los ascensores con sus diferentes niveles, en las barandillas de las escaleras del metro con su número de línea y la dirección; en los diferentes envases con su fecha de caducidad; en los nombres de las cajas de medicamentos y pastilleros; en juegos como cartas o cubo de Rubik o tableros de ajedrez, etc. Incluso puede plasmarse en tatuajes, anillos y esclavas (pulseras de muñeca), baberos, calendarios, bolígrafos, monederos y un largo etc.

El braille: vehículo de comunicación de otras discapacidades.

Contrario a lo que se tiende a pensar, el braille no cuenta únicamente con usuarios ciegos o con problemas solo de vista. Las personas sordociegas también lo usan, y mucho. Imagínate no poder ver ni escuchar y, por tanto, tampoco poder hablar, oralmente. En esa situación, ¿cómo te vas a comunicar? Con el tacto; con el código de Louis Braille. Para los sordociegos, el braille puede significar el único y exclusivo medio para poder compartir información con los demás, combinándolo con la comunicación a distancia a través de las nuevas tecnologías e Internet, por supuesto.

Por tanto, el braille es inclusión social de ciegos y o sordos, es el principio de su competencia, independencia, igualdad y derechos humanos.

Un alfabeto con carácter propio.

 

6 Comments

  1. Hola, muchas gracias por este artículo Es muy interesante, lo único que se me plantea una curiosidad, a la hora de leer y escribir Al tener que ir punto por punto, Imagino que se irá más lento sobre todo a la hora de escribir, gracias, un saludo

    1. Gracias a ti por comentar.
      Y respondiendo a tu pregunta, según qué herramientas uses para escribir, vas más rápido o lento, pues existen diferentes máquinas para el braille. La técnica es la misma, pero el avance digital, no. Un día, si quieres, puedo hacer un post también sobre ello. ¡Sin problemas!

  2. Hola, encontré muy interesante aprender sobre el braile , pero tenía una pregunta, ¿es útil aprender braile si uno no tiene discapacidad visual?

    1. ¡Hola! Me alegra mucho tu pregunta.
      ¿Si es útil? Bueno, tanto como aprender nuevos códigos de lectoescritura. El saber no ocupa lugar… y un alfabeto que te permita comunicarte por escrito con un colectivo que, sin embargo, no puede comunicarse con el tuyo, el clásico, el de tinta, por la sencilla razón de que es visual… es más que útil, sí, a mi juicio.
      El braille, al tacto, significa sensibilizar y afinar aún más éste sentido, independientemente de que uno vea o no. ¿Y a quién le amarga o sobra tener un sentido más sensibilizado que el común de la gente? Exacto… ¡a nadie! El braille, como simple código visual, permite jugar a enviar mensajes secretos, por ejemplo, entre tú o más personas, sin riesgo a que alguien que vea, y no sepa del tema, husmee en vuestro intercambio… (ahí va una idea, ejem ejem, jeje).

    1. Hola Cynthia, bienvenida a la web!!
      Respondiendo a tu pregunta, te mando por privado una foto de cómo quedaría visualmente esa palabra en Braille., pues desde aquí no se puede.
      Si necesitas que te explique paso a paso como se escribiría en braille, que ya es otra cosa… Me avisas☺️
      Un beso y a bailar!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *