Santa Lucía: Patrona de la Vista

Santa Lucía: Patrona de la vista.

Ella, Santa Lucía, primero mártir y luego virgen.

Hoy, 13 de diciembre, se rinde honor a nivel mundial a Santa Lucía, abogada de los niños pobres y los enfermos, de los campesinos y los cristaleros, de los fotógrafos y hasta de los escritores. Y, desde luego, patrona también de quienes tienen problemas de vista, de ahí que sea considerada la santa por excelencia de los ciegos. ¡Ah! ¿Que quieres saber más de su historia? ¡Sigue leyendo!

¿Quién era Santa Lucía?

Nació en el año 281 D., en Siracusa, Sicilia, Italia, en el seno de una familia noble y rica. Quedó huérfana de padre cuando tenía cinco años. Fue educada por su madre en la fe cristiana, una fe que, por ese entonces, era considerada hereje por los romanos. Ya desde muy pequeña destacó por su fervor y piedad y su sentido cristiano, y por su belleza durante su juventud, rechazando todo matrimonio y optando mejor por mantenerse virgen, pura y casta hasta la muerte.

Su madre insistía en entregarla en matrimonio, temerosa de que quedara sola en el mundo, pues estaba muy enferma. Juntas fueron a rezar al sepulcro de Santa Águeda, en Catania, Sicilia, pidiendo por su curación. Los rezos de Lucía no tardaron en obtener respuesta y la madre enseguida se curó, de modo que no insistió en casarla con nadie. Y en petición de Lucía, vendió todos sus bienes al final y los repartió entre los pobres.

Un gesto que levantó las alarmas y empujó a uno de sus pretendientes a denunciar a Lucía ante el gobernador y acusarla de cristiana, quizá por lealtad a la fe reinante de entonces, consistente en la adoración en varios dioses, quizá por puro despecho porque el compromiso se había roto.

¿Cuáles fueron los milagros de Santa Lucía?

El gobernador Pascasio le mandó llamar y le instó a que declarase y reafirmase su fe en los dioses romanos delante de todos. Pero Lucía, brava como ella sola y orgullosa de su cristiandad, rehusó, y en castigo fue enviada a un prostíbulo para que la violasen.

¿Lo hicieron? ¿La violaron? Cuenta la leyenda que los bueyes que tenían que tirar del carro y conducirle al prostíbulo, se negaron en redondo a caminar. La apearon del carro, pero su cuerpo estaba tan rígido que el resultado era el mismo: imposible moverla del sitio. Furioso, el gobernador Pascasio ordenó que la quemasen viva.

Sin embargo, ¡tata tachán! las llamas de la hoguera no le causaron ningún daño. Optando por otra táctica de tortura (había para elegir en ese entonces) el gobernador ordenó que le arrancaran los ojos, así, en crudo. ¡Qué mínimo! Lo hicieron, pero a pesar de todo, Lucía seguía viendo. Cansado de tanta resistencia, Pescasio mandó al verdugo que le cortara la cabeza. ¡Chas! un martirio que se produjo el 13 de diciembre del año 304, con apenas veintitrés años de vida.

Considerada como una Santa Mártir nada más fallecer, pues acciones así siempre levantaban la liebre de la adoración y el milagro, su cuerpo fue enterrado en las catacumbas de Siracusa. Sus reliquias se distribuyeron a distintas iglesias del mundo, mientras su culto se fue extendiendo por toda Italia e incluso a otros lugares de Europa.

Su nombre significa luz, la que lleva la luz, y la verdad es que no le faltan ciudades que la veneran y la tienen como su patrona principal. Actualmente, sus restos reposan en Venecia, en el interior de la iglesia con su nombre y dedicada a su memoria.

Descripción y leyenda de esta virgen.

Ahora, para quienes no veis, imaginaros a una mujer de tez blanca con una espada atravesada en el cuello… ¿sí? ¿ya lo tenéis? Pues uy, así se representa a Santa Lucía, por norma general. Cuentan las leyendas riegas que fue decapitada, aunque otras versiones más latinas aseguran que fue martirizada por varios golpes de espada.

Lo que está claro, es que la espada estuvo presente en sus horas finales, de ahí que se la represente con ella. a su iconografía también le acompañan dos ojos servidos en un plato de plata u oro, una palma, un libro, y una lámpara de aceite, por eso de ser portadora de la luz.

La celebración de su fiesta se remonta a la Edad Media, en torno al siglo XVI, y hoy son los católicos, los ortodoxos y los luteranos quienes le profesan veneración santificada.

¿Por qué se la considera patrona de los invidentes?

Tal vez porque su nombre significa luz, en latín. Quizá porque, según la leyenda medieval, tenía unos ojos tan, pero tan hermosos, que hasta trastornó a uno de sus pretendientes, por lo que al final ella se los arrancó y se los envió como regalito. Después de semejante regalo (y una petición silenciosa de que la dejase en paz, creo yo, ejem, pues ya había consagrado su vida a Dios) el pretendiente se pasó al cristianismo, impresionado, lleno de remordimientos y profundamente conmocionado por el valor de la mujer.

O a lo mejor se debe a que le arrancaron los ojos cuando la condenaron en vida, a lo que El Señor respondió concediéndole otros ojos, aún más magníficos que los suyos propios, lo que ya era mucho decir… ¿Quién sabe? Historias y versiones hay para rato.

Celebración de La Patrona a lo largo y ancho del mundo.

Muchas son las peregrinaciones y festividades dedicadas en honor a esta santa cristiana.

Por ejemplo, en Ambalema (Tolima, Colombia) hay un santuario de Santa Lucía, en torno al cual todos los 13 de diciembre se reúnen gente de todas partes, en un verdadero río de oraciones y peregrinación y rezos a la buena salud, personas que vienen a cumplir y pagar las promesas hechas a la virgen. Durante la tradicional fiesta no falta la diversión: hay valsadas, juegos pirotécnicos, ferias de toros, conciertos de música… incluso presentes a la santa en forma de ojos de oro.

En Estocolmo (Suecia) es común que en las mañanas del 13 de diciembre las niñas se vistan como la patrona de la vista. Es decir, con un vestido blanco y largo, y una corona de siete velas en la cabeza, mientras los chicos se ponen un sombrero puntiagudo con estrellas. Es costumbre, además, comer con la familia unos bollos con forma de ojos llamados lussebulle, como ofrenda de buenos deseos, y repartirlos además entre maestros y políticos y jueces, para que sean justos en su trabajo.

En Baza (Granada, España) son costumbres las hogueras a Santa Lucía. Cada barrio enciende una hoguera en honor a la santa, iluminando toda la localidad. ¡Humm! Creo que visitar esta población durante la noche del 12 al 13 de diciembre tiene que ser un auténtico espectáculo de luces invitadoras, llamas danzantes, calor y bienvenida.

Y en Letras A Ciegas (España) lo celebramos sencillamente nombrando a esta santa venidita, patrona de los ciegos, contando su biografía e historia resumida, vida y milagros, homenaje, festividad y celebraciones para que aprendáis todo sobre su historia y algo más, y para que gritéis a ciegas y en la luz…

¡Feliz Santa Lucía!

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *