¿Qué regalo hacer a una persona que no ve?

¿Qué regalo hacer a una persona que no ve? 12 ideas para regalar por San Valentín.

Un regalo, un te quiero. Ideas de regalos a un amigo, familiar o persona especial, abundan, cierto; más en San Valentín, uno de los días donde más se respira, huele y come regalos a tutiplén. Pero ideas de regalos a una persona con discapacidad visual… ¿eso ya no abunda, a que no? Pues hoy voy a ayudaros con ese problemilla, ¿qué os parece? os traigo una lista de 12 ideas de regalos a hacer a una persona que no ve. Algunos creativos, otros clásicos; algunos reflexivos, otros personalizados; algunos caros, otros más asequibles, pero todos, en suma, muy atractivos, geniales y útiles, para una persona que no ve.

12 Ideas de regalo perfecto a hacer a una persona con discapacidad visual.

San Valentín es amor. Pero amor en todas sus vertientes. San Valentín es pensar, demostrar, regalar; un regalo con muchas variantes. ¿Tienes a la persona en mente, pero no sabes qué regalarle? ¿Estás buscando el regalo perfecto para un amigo, familiar o personilla tuya especial, pero te frena el hecho de que no vea, por miedo a meter la pata? Lógico. Y es que elegir el regalo perfecto para una persona ciega o con baja visión presenta un desafío extra con el que normalmente no solemos lidiar, para ser honestos, y menos cuando realmente nos interesa esa persona y, más aún, nos interesa que le guste y aprecie nuestro detalle.

¿Cuál es la clave? Que el regalo no llame a la vista, sino al resto de sentidos. ¡Fácil! El tacto, el olfato, el sonido, el ingenio, la originalidad se convierten entonces en los perfectos aliados. Veamos entonces algunas ideas de regalos para un invidente.

1º Regalo de San Valentín: accesorios en braille.

Collares, pulseras, anillos, esclavas, brazaletes, llaveros… no hay accesorio hoy en día al que no se le pueda dar el toque original con un mensaje directo a esa persona que tenemos en mente. Si encima el mensaje lo ponemos en braille ya que esa persona no ve, se vuelve un regalo hermoso y personal, tal vez hasta divertido o reflexivo o inspirador, según qué le escribas.

2º Libros para colorear: regalo adaptable.

Si el invidente al que tienes en mente regalarle algo es un niño, no te preocupes. También esto está pensado. Ciego o no, sigue siendo peque, y a todos los peques les encanta colorear. Los libros para colorear adaptables son un gran éxito entre el público infantil con problemas de vista, más, si encima acaban de perder la vista / la están perdiendo en estos momentos, gradualmente.

¿En qué consisten? Son libros con líneas en braille que, al estar en relieve, les permite localizar e identificar la zona donde deben colorear. En cuanto a los colores, también pueden elegir sus pinturas favoritas, gracias al olor al que van asociados muchas de ellas. El olor naranja al naranja, el olor chocolate al marrón, el amarillo al plátano, el verde a la manzana, etc. El caso es dejarles crear bonitos dibujos con deliciosos aromas. Solo vigila una cosa: ¡Que no se lo coman!

3º Accesorios del hogar adaptables.

Ser ciegos no nos impide movernos con soltura por la casa, y hacer sin problemas las tareas domésticas. Barrer, planchar, fregar, cocinar, etc. Aunque, oye, siempre viene bien algún accesorio de apoyo. Y hay muchos de estos en el mercado.

Microondas parlantes, hornos parlantes, vitrocerámicas táctiles pero parlantes, tazas medidoras parlantes, básculas de alimentos parlantes, e incluso tablas de cortar, más específicamente para personas con poco resto visual. Saliendo de los lares de la cocina, podéis haceros también con una báscula que le permitirá saber cuánto pesa y cuántos kilos lleva a cuestas.

Con un termostato parlante con el que esa persona invidente pueda tener el control de la temperatura de toda la casa sin necesidad de instalar nada extra; termómetros parlantes con el que sabrá si esos escalofríos que le suben por la espalda se deben a la fiebre u otra cosa, uff; robots de limpieza que le echarán una mano a la hora de barrer y aspirar y fregar y rematar la limpieza del hogar. Como veis, la gama es amplia, súper amplia.

4º Juegos de mesa adaptados.

¿A él o ella le gusta jugar en grupo? Con amigos, en familia, en equipo… Los juegos de mesa son un recurso muy simple pero también muy útil para pasarlo bien y entretenerse con dos o más gente. Regalárselo a ese compañero o amigo o familiar o pareja invidente es regalarle también una invitación, adaptada e integrada, a esos momentos divertidos; es decirle a las claras «ahora tú también estás en el equipo».

En vez de que se apoye en otra persona para jugar, podrá hacerlo por cuenta propia, mover sus propias fichas, elegir sus propias cartas, planear en la mente su siguiente estrategia y no susurrarlo al aliado de turno para llevarlo a cabo. En suma, entretenimiento e independencia.

Abundan los juegos de mesa adaptados a ciegos o gente con baja visión. Desde el ajedrez y el Scrabble y el monopoli con sus tableros punteados de braille y sus figuras y fichas reconocibles al tacto, hasta el dominó y el tres en raya y el parchís con sus figuras y fichas talladas en marcado relieve, pasando por diferentes barajas de cartas como el UNO o el póker, con lectura táctil que facilita el reconocimiento de cada carta. En cuanto al precio, no suele ser muy elevado. 6 euros como mínimo, 15 como mucho.

5º. Llaveros con el alfabeto en braille.

El braille es el alfabeto por excelencia de las personas con discapacidad visual. Aun así, no por ser ciegos saben leer braille todos los invidentes. Regalarle este llavero con el alfabeto es una manera muy buena y entretenida de introducirle en el sistema de seis puntos.

Enganchado a la trabilla o metido en un bolsillo, lo llevará a todas partes y podrá manejarlo en cualquier momento con solo un giro del llavero y unos toques con el dedo; podrá jugar con la distribución de los seis puntos a su antojo y, así, podrá aprender no solo a leer, sino también a formar las letras y números y símbolos que conforman el alfabeto braille. Este regalo es, en suma, un modo excelente de demostrarle a esa persona ciega que te interesa su educación y formación, y que piensas en todo momento en él o ella.

6º. Etiquetadora braille.

Una vez aprendido el alfabeto de Louis Braille, pasemos entonces a etiquetar en braille los productos de casa. Este es un regalo muy hogareño, pero también súper práctico, porque facilita que identifiquemos todos esos bultos deformes con textura gélida aparcados en el congelador, que pongamos marca y no solo aroma a esos mil productos embotellados de limpieza, que incluso tengamos presente, con solo palpar y leer, la fecha de caducidad de la leche o el yogur y el resto de los artículos ordenados en la nevera.

7º. Audiolibros: el regalo perfecto para el perfecto lector.

Leer, escuchar, dejarse envolver por unas palabras dichas al oído, sumergirse en una historia de novela… Los audiolibros son un acierto seguro para esas personas invidentes amantes de la lectura, que tienen los libros como lo que son, una fuente de conocimiento y educación y cultura, legado e impacto, adicción y entretenimiento.

Muchas son las plataformas donde se pueden conseguir audiolibros con voces humanas, no sintéticas. Así que si conoces realmente el gusto literario de esa persona que tienes en mente, no dudes en asomarte en Storytell o Audible, por ejemplo, y sacar de sus catálogos tu regalo final.

8º Adornos parlantes: un regalo adaptado a la época.

Si hay algo que no falla nunca es la adornación de las grandes fechas. Adornamos la casa por un cumpleaños, las calles por Navidad, la oficina por un premio, etc, etc. A los ciegos nos gusta también adornar. Pero nos gusta aún más conocer lo que nos rodea, saber cómo están adornadas las calles por las que pasamos, los centros en los que entramos, las casas que visitamos. Y aunque no podamos tenerlo todo, con los adornos parlantes podemos tener, en cambio, al menos un principio de ese saber decorativo.

Regalarle a ése tu amigo o familiar o compañero o pareja un adorno parlante no es limitarse a darle un objeto chillón con una voz robótica aún más chillona. No. Es grabar tu voz, ponerle matiz, calor, énfasis a la grabación. Descríbele las luces de Navidad (cuando es Navidad) la disposición de los globos y serpentinas (cuando es un cumpleaños) los lazos y besos y corazones (cuando es San Valentín) etc, etc, etc. Con apenas una simple grabación, sé sus ojos, siempre, hazle partícipe de la decoración que le rodea.

9º Reloj adaptado: un regalo al tiempo.

Pensareis que hoy en día tener un reloj amarrado a la muñeca ya ni es necesario, con eso de que en cualquier momento podemos consultar la hora en el móvil, y es cierto. Pero también es cierto que un reloj es práctico, muy práctico. Y al ser adaptado puede ser parlante o táctil. En cualquier caso, nunca está de más.

En el caso de los relojes parlantes, una voz masculina o femenina salida de los interiores de la esfera nos chiva la hora en voz alta y audible, pudiendo además usarlo de despertador, con la alarma que necesitemos, y de cronómetro, pues muchos cuentan con su propio temporizador.

En el segundo caso, el reloj táctil, no esperamos que nos hable, sino que le metemos mano, directamente. Algunos cuentan con agujas que se dejan palpar para saber la hora, sin alterarse y sin problema ninguno, ni riesgo a que se estropeen; otros cuentan con puntos en relieve en la cara externa, confirmando en braille la hora y el minuto y segundo en el que estamos.

10º Balones con sonido: un regalo que activa.

Golf, fútbol, béisbol, baloncesto, goalball… cada vez más deportes salen de la lista negra de «impracticables por ciegos », para pasar a la lista de «accesibles a invidentes». El mérito de este avance de muchos de ellos comienza en el simple recurso de adaptar el balón reglamentario del juego en cuestión. ¿Cómo? Poniéndole cascabeles en su interior, un sonido que los jugadores ciegos pueden localizar, seguir, interceptar, capturar y lanzar. Un artículo tan sonoro como deportivo, que permite a las personas ciegas o con deficiencia visual, disfrutar y participar plenamente de su deporte favorito, como un jugador más.

Si tu amigo o compañero o familiar o persona especial es muy activo y le encanta alguno de estos deportes, no dudes en regalarle una pelota adaptada de estas; podéis pasar un buen momento de correteos y sudores y vítores.

11º Rastreador de sonido.

¿A que frustra un montón de mogollón perder las llaves? Buscarla y buscarla y no recordar el sitio donde lo vimos por última vez… ¡ah, qué rabia! Pues esa rabia y frustración es aún peor cuando no vemos. Revisar a ver si por algún casual las llaves han acabado debajo de la cama no impacienta (mucho) si vemos; pero cuando no vemos, la situación requiere de algo más que echar un vistazo: es echar la mano, tocar, o preguntar. ¡Ah, qué rabia! No obstante, cuando tienes un rastreador de sonido la pérdida de esas llaves ya no es tan frustrante.

¿Y por qué? Porque un rastreador de sonido no deja de ser un objeto aparte, al que configuras para que te ayude a localizar ese otro objeto que has perdido. Y digo otro objeto, porque funciona con llaves, billeteras, mandos de la TV, e incluso con el teléfono móvil. Basta con configurarlo primero con la lista e imagen de los objetos que te interesa no perder, y luego darle al botón cuando aun así no sepas más tarde donde los has dejado, para que no te salgan canas de frustración o rabia buscando en vano.

Para ello, el rastreador emite un ruido constante e intermitente que nos permite rastrear con el oído la ubicación del objeto perdido. Muchas son las empresas que hacen negocio con este tipo de rastreadores de sonido, y es que entre sus clientes no solo se cuentan los ciegos.

12º GPS de movilidad para ciegos.

La tecnología se innova casi cada día. Y en su innovación, está incluido también su adaptación e integración. Un desarrollo que nos permite que le regalemos a esa persona con discapacidad visual un artículo no solo interesante, sino también útil, que insta a su autonomía.

Por ello, hablar de GPS no es ninguna novedad, y menos cuando cualquier teléfono que se precie hoy en día, cuenta con su propia aplicación de GPS incorporado. (Moovit, Mapas, Google Maps, bla, bla, bla). Y a pesar de lo bien asentados que están en nuestros dispositivos móviles y en nuestras vidas, no muchos de ellos son accesibles a la ceguera, y los que sí lo son, no lo son al cien por cien. Por ello, es más útil actualmente regalarle directamente a ésa tu persona especial un GPS para ciegos, adaptado al cien por cien y en condiciones.

Los GPS específicos para ciegos suelen ser un dispositivo de mano que se activa por voz, que no solo avisa la distancia de la ruta que vamos a emprender, sino también los metros exactos en contabilización de pasos. Y para ello, recurre a los giros y cambios de calle y etc. Emite zumbidos, pitidos, vibraciones, y lo hace en el momento exacto del giro o cruce o cambio de dirección. No usa flechas direccionales, sino referencias que nos vamos encontrando: pared, bordillo, hueco de ascensor, marcas del suelo, etc, etc.

¿Cosas buenas de estos GPS? Que nos permite salir de casa con comodidad, sin miedo a perderse en el camino. ¿Cosas malas? Que son caras (con razón). Estamos hablando de unos setecientos dólares de media. Bueno, más que caras, tienen un precio elevado, aunque si uno lo piensa tiene su sentido, teniendo en cuenta toda la tecnología avanzada utilizada en el proceso y el mercado minoritario al que va dirigido.

¿Alternativas? Las APP. las generales como Google Maps o Moovit no están mal (dicho de otra forma, tienes que liarte muchas veces para al final pillarles el truco) pero hay alguna que otra aplicación móvil que tienen más y mejor en cuenta la orientación sensorial de los invidentes. Lazarillo, por ejemplo, o Maptic. Como mejor ejemplo, el vídeo de abajo:

El regalo perfecto no es cosa solo de San Valentín.

Como veis, os he puesto regalos de todos los tamaños y bolsillos, edades e intereses, gustos y regustos.

No, no me he olvidado de las flores, ni de los perfumes, ni de los peluches, ni de los bombones. Son regalos súper clásicos que, oye, no por eso están de más. Si crees que le va a gustar, no dudes en acariciarle el corazón con flores, endulzarle la sonrisa con bombones, rociarle el cuello de amor, envolverle con el abrazo de un peluche suave. No, nunca están de más. E igualmente, también puedes probar con alguna cenita romántica o algún plan al aire libre (aunque con mascarilla, que el Covid no entiende de días especiales ni día de los enamorados ni nada)

La excusa, hoy, para tantas ideas de regalos, es San Valentín, pero realmente podéis guardar esta lista y recurrir a ella cada vez que tengáis que hacer algún regalo a una persona invidente. Ya sea el Día de los Enamorados o Navidad, ya sea el Día del Padre o la Madre, o algún cumpleaños o si simplemente, queréis darle un detalle a ese amigo o familiar o pareja.

Después de todo, sea la época que sea, a nadie le amarga un dulce, y no hace falta esperar a los días especiales y comerciales para demostrarle que realmente le guardas en la mente, regalándole esas herramientas que aparte de ser interesantes, también son útiles, y mejoran su calidad de vida. Sin olvidar, cómo no, que un regalo, es también un te quiero. Así que, eah, ¡a querer, a querer!

¿Y a ti? ¿Qué otros regalos perfectos se te ocurren para hacer a una persona con discapacidad visual?

¡Compártelo en los comentarios!

 

 

 

4 Comments

  1. Muchas gracias por todos los consejos, hay un montón de regalos, aunque yo por si acaso los electrodomésticos no lo dejaría como sorpresa, y esperaría que me lo pidieran, jeje.

  2. LOs audiolibros me parece muy buena idea, el problema es que necesita a alguien para manejarlo. Mi ama es ciega y tiene 80 años: móvil adaptado, nada de ordenadores ni tablets…..

    1. Hola, Eva!
      Si ese es el caso, te recomiendo Storytell y Audible; ambos tienen la versión APP del móvil bastante, bastante accesible y fácil de manejar. ¿Desventajas? Que van por cuota mensual, unos 12 euros Storytell, y otros 10 euros Audible. Pagando, puede acceder a un montón de libros narrados con voz humana, y muy bien ejecutados, la verdad.
      Yo le recomiendo esas dos. Lo dicho, tienen una app muy accesible, y también un periodo de prueba gratuito (Storytell dos semanas, Audible un mes). En ese tiempo, puede probar, a ver si se maneja bien, si le gusta los libros y contenidos y etc. Si es que sí, después del periodo de prueba, paga. Si es que no… pues eah, no renueva, y punto. Al menos ya los habrá tomado la medida.

      También hay otras formas de leer audiolibros gratis. En YouTube hay un montón, y en Ivooox, también, y la versión de APP de ambas es muy accesible, así que también puede empezar por ahí.

      PD: ¡Qué guay, es un placer saber que hay mayores que le sacan partido a la tecnología!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *